¿Podemos criar a nuestros hijos sin plástico?

La lucha contra el plástico tiene como objetivo principal dejar a las futuras generaciones un planeta habitable. Pero paradójicamente, el mundo de los niños está dominado por el plástico. ¿Podemos criar a nuestros hijos sin plástico?

No solo es posible. Resulta completamente necesario, por el bien de su salud y del planeta, enseñar a nuestros pequeños a vivir de forma más respetuosa y ecológica. Criar a nuestros hijos sin plástico puede parecer un reto inviable. 

Por eso, hoy te damos una serie de consejos que puedes poner en práctica para lograr que el mundo de tus hijos esté libre de plástico. 

Los bebés y el plástico

Desde que nacen, el mundo de los bebés parece estar inevitablemente ligado al uso desmedido del plástico. Pero siempre hay cosas que puedes hacer.

Cambiar los pañales tradicionales por otros de tela puede parecer una locura. Pero tiene sus ventajas. La primera es que reducirás mucho tu huella ecológica. Cada bebé usa de media más de 100 pañales mensuales. Imagina el desecho que produce eso.

Los pañales de tela además supondrán un gran alivio para tu bolsillo. Y la sensación de confort para los pequeños es mucho mejor que con los pañales de plástico.

En cuanto a los biberones, también puedes sustituir los de plástico por otros de aluminio o cristal. Y las tetinas, mejor si son de látex o silicona. 

Di no a los juguetes de plástico

La mayoría de juguetes de hoy están hechos de plástico. Pero no siempre fue así. ¿Recuerdas tu infancia? Los juguetes estaban hechos de madera, latón, cartón o tela. 

Y cada vez hay más comercios en los que se pueden comprar estos juguetes para criar a nuestros hijos sin plástico.

Compra menos, fabrica más

Las manualidades son una forma de fomentar el desarrollo de nuestros hijos, hacer que se diviertan y educarles en un modo de vida más sostenible.

Controla las compras por impulso y haz con ellos juguetes en casa. Máscaras, muñecos y todo tipo de cosas se pueden hacer en casa con cuerda, papel, madera, plastilina y otros materiales. 

Fiestas y celebraciones: decoración de papel

Gorros de cumpleaños de papel, guirnaldas y otros motivos decorativos hechos de papel… Con un poco de imaginación se puede hacer casi de todo sin plástico.

Evita también los platos y cubiertos de plástico tan típicos en las fiestas de cumpleaños, y sustitúyelos por platos hechos con materiales más ecológicos, como el bioplástico. 

Ah, y en Navidad nada de árbol de plástico. Puedes decorar las plantas que ya tengas en casa, por ejemplo

¿Comida fuera? Siempre sin plástico de un solo uso

Pocas cosas les hacen más ilusión a los niños que ir a comer a alguna cadena de hamburgueserías. Ningún problema si se hace de vez en cuando y a diario llevan una alimentación saludable.

Pero ponles una condición: ninguno de los alimentos que coman puede llevar un envase de plástico. Prohibidos los vasos, las cajas y las pajitas de plástico. Para evitar que te den una botella de agua de plástico, puedes llevar la tuya propia, de aluminio, cerámica u otro material.

Edúcales en el reciclaje

De todas las medidas que podemos tomar para criar a nuestros hijos sin plástico, la educación es la más importante. 

Si les involucramos en la lucha contra los residuos desde que son muy pequeños, interiorizarán de forma natural que una vida más sostenible es posible.

Lleva a tus hijos a la compra contigo, enséñales a elegir alimentos sin envases de plástico, utiliza bolsas de tela, dales un cepillo de dientes de bambú, practica el compost con ellos, anímales a cuidar de las plantas en casa, enséñales a reciclar… 

Convierte la vida sin plástico en un juego y sobre todo, predica con el ejemplo. Recuerda que para tus hijos el mayor ejemplo eres tú, y que para que ellos vivan de forma ecológica primero tienes que hacerlo tú.

 

Deja un comentario

shares