El aguacate puede ser la alternativa al plástico

El aguacate podría ser la alternativa al plástico. O para ser más exactos, la semilla del aguacate. Descubre la innovadora solución que propone una empresa que se ha empeñado en erradicar el plástico de un solo uso de nuestras vidas.

Convertir un residuo en la alternativa al plástico

México es el primer exportador mundial de aguacates. En los últimos años el consumo de esta fruta ha aumentado considerablemente, y eso significa que cada año tiramos a la basura millones de semillas de aguacate. Sin embargo, eso está empezando a cambiar.

¿Por qué no convertir este residuo en un nuevo material que sustituya a los plásticos de un solo uso que inundan nuestros mares y océanos? Esa es la pregunta que se hizo un joven mexicano que estudiaba ingeniería química allá por el 2011.

Y de esa idea nació BioFase. Después de años de investigación, la compañía ha conseguido elaborar una alternativa al plástico a partir de las semillas de los aguacates. Con ellas, elaboran cubiertos y pajitas desechables que ofrecen las mismas prestaciones que los hechos de plástico pero que son completamente biodegradables.

Todo son ventajas

El bioplástico solo presenta ventajas frente al plástico tradicional. Su proceso de elaboración es mucho menos contaminante, ya que no genera residuos peligrosos y su huella de carbono es menor.

 

La elaboración del bioplástico es además más barata que la del plástico tradicional derivado del petróleo, ya que su materia prima es la semilla del aguacate, un material que de otra forma se convertiría en un desperdicio que no serviría para nada.

Hasta el momento, BioFase elabora cubertería y pajitas desechables. Pero en un futuro próximo son muchas más cosas las que podrán hacerse a partir de este material, que ofrece una durabilidad de años pero que se degrada en poco tiempo, sin generar contaminación en el planeta.

Una solución a un problema real

Erradicar los plásticos de un solo uso se ha convertido en una preocupación real para los gobernantes de la Unión Europea.

 

Por eso, la Comisión presentó en mayo de 2018 una propuesta para prohibir los plásticos de un solo uso que más contaminan los mares de la UE. Es el caso de platos y cubertería desechable, pajitas, bastoncillos o envases de usar y tirar para alimentos hechos con poliestireno.

La medida, de ser aprobada por el Consejo y el Parlamento Europeo, entraría en vigor a partir del 2021. 

 

Deja un comentario

shares